Seleccionar página

La experiencia de la Granja Social de Montepacini, en Fermo, ha dado lugar, entre otras cosas, a un proyecto de inclusión basado en el deporte y más precisamente en el fútbol.

Gracias a la idea de Marco Marchetti, Marco Calcinaro y Francesco D’addio, este último en la función de entrenador, se ha formado un equipo compuesto principalmente por personas desfavorecidas y con discapacidad, apoyados por tutores, en su mayoría exfutbolistas de la zona.

Los jóvenes y adultos fueron también «entrenados» desde el Arte e instruidos en técnicas de juego, preparados física y psicológicamente para enfrentar al oponente aprendiendo a manejar tanto el éxito como la derrota. Otra forma de entrenamiento poco convencional, útil si no necesario, para ayudar a los jóvenes y adultos con diversos tipos de dificultades a cultivar tanto el espíritu de sacrificio que conlleva una competición deportiva, como el espíritu de equipo y de amistad que puede surgir en un contexto particular como el de un equipo.

La satisfacción más importante es haber podido inscribir al equipo en un torneo de fútbol 7 aportando un nuevo aire de solidaridad y fraternidad en el entorno futbolístico, muy a menudo harto de una competición exasperada, y haber aterrizado en un campeonato nacional de la Federación Italiana de Fútbol en una categoría en la que un equipo de la Lega Pro (por lo tanto, un profesional) adopta a un niño discapacitado.